Que sabes que la pretendo

Que sabes que la pretendo
ya lo intuye
Permíteme
si a usted le place
no competir en versos
que en años ya le
supero  
No es un reto lo que le lanzo
Sino un denuedo
Su vocabulario no me alcanza
¡Quiebros para qué os quiero¡
Es usted bella poeta
Del ingenio la hacedora  
Del desamor gargóna furiosa
Pese a ello
Su pasión infernal no me espanta
¡va de reto¡
que más altas torres escalé
y de todas ellas caí.
Pero permítame
que me retire
Con cautela
pues en su versos
mantis suprema se muestra
y en el cortejo
con la presa
se deleita refinada
antes de devorarla con premuera.
Repose el alma dormida
Avive el sexo y despierte
Intocable
etérea
o carihuela
que ni yo soy la monja alférez
ni usted una bucanera
Dejémoslo pues
en un ideal d’amour
que nada se anhela más
que lo que no se tiene
Saboreemos pues
estos instantes
que después de fugaces
dulzuras
todo se vuelve tontura .

9 pensamientos sobre “Que sabes que la pretendo”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *